¿Otra vez sopa?. ¿Aqui tambien sumamos a la destrucción de nuestra civilización votando neoliberales?

firma_pol_sombra_prog60 años de vida
60 años que me jodió la derecha
asesinó amigos y conocidos primero
y con sus proxies politicos quizo garantizar la impunidad de los matarifes despues
no los voté nunca y los sufri siempre
no los voto ahora y espero no sufrirlos mañana.

Yo voto a Scioli y a otra cosa mariposa.

Scoli me puede defraudar y/o fallar pero Macri no fallará, es absolutamente predecible, infalible como Cavallo en su capacidad de hacer daño.

No hay Duran Barba que lo pueda esconder para quien realmente quiera saber quien es. Moralmente excecrable y venal es la punta de lanza de un fundamentalismo ideológico deletereo para la periferia de un imperio que, en todo el mundo,  esta destruyendo el medio ambiente y la sociedad que conocimos(*)

Por eso y mucho mas no voto a Macri.

(*) Si, esta demostrado (mediantes modelos matematicos y observaciones historicas que los validan), que la estratificación de las sociedades, la desigualdad que el neoliberalismo causa (Piketty,T; 2013), tiene la capacidad de producir la desintegración de nuestras sociedades/naciones y el colapso de nuestra civilización (Human and Nature Dynamics (HANDY) – safa-motesharrei-rivas-kalnay). Que las cosas ocurran lentamente no quiere decir que no esten ocurriento… peor aun,  hay cosas que cuando nos damos cuenta que ocurren ya es tarde para revertirlas. Un amigo  lo explica asi en su libro Por Que Verde (es descargable):

…estas dinámicas son difíciles de visualizar hasta que resulta demasiado tarde: justamente por sus efectos acelerados, hasta último momento, cuando ya no queda prácticamente espacio de maniobra, no se puede distinguir con facilidad lo que sucede.

Según el físico Albert Bartlett, la mayor debilidad de los seres humanos consiste justamente en “su incapacidad para comprender la función exponencial”. Vale la pena ilustrar esta cuestión tomando la siguiente adaptación que Chris Martenson  ha realizado sobre las explicaciones de Bartlett:

Supongamos que disponemos de un cuentagotas con el que depositamos una gota de agua mágica que duplique su tamaño a cada minuto…  supongamos que nos encontramos en un estadio y que a partir de un determinado instante  depositamos la primer gota de agua sobre el centro del campo de juego; supongamos también que nos encontramos en un asiento de la parte más alta de las tribunas. Nos preguntamos entonces ¿De cuánto tiempo dispondríamos para escapar? ¿Cuánto tiempo tardará en llenarse de agua el estadio? ¿Horas, días, semanas, meses o años?…

La respuesta es que tendríamos alrededor de 50 minutos para escapar: en ese lapso, la pequeña gota original de agua se las habría arreglado para llenar por completo el volumen del estadio.

Y más interesante aún: ¿En qué momento nos daríamos cuenta del inminente peligro?

La respuesta es que recién a los 45 minutos el agua habría llegado a cubrir sólo un metro y medio de la altura del estadio, de modo que si consideráramos aquella cota como un indicador de peligro, a partir de ese momento sólo dispondríamos de cinco minutos para escapar.
Este ejemplo ilustra a la perfección las características fundamentales del crecimiento compuesto: las funciones exponenciales hacen que todo se acelere y se complique en los últimos momentos. Para este caso, seguramente hubiéramos permanecido sentados durante 45 minutos, cuando todavía parecía que el nivel de agua crecía con lentitud, pero de repente, en los últimos cinco minutos… ¡el estadio se habría colmado hasta rebalsar!

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a ¿Otra vez sopa?. ¿Aqui tambien sumamos a la destrucción de nuestra civilización votando neoliberales?

  1. MARCOS VICTORIO WEBB dijo:

    Te entiendo Julio, y, si la imágen que tenes es la del video entiendo tu desesperación.

    Saludos.

    Marcos

    El 2 de noviembre de 2015, 22:37, “Construyendo nuestra casa con la técnica

    Me gusta

    • Julio dijo:

      No es desesperación es preocupación y un poco de tristeza.

      p.d. tampoco eso. Trataré de precisar el sentimiento aunque me cueste. Es bueno saber de uno.

      Me gusta

    • Julio dijo:

      Mientras almuerzo y escucho un bolero por la radio medito

      Me gusta

    • Julio dijo:

      …medito en un método para expresar o comunicar sentimientos para los cuales no hay palabras.

      Ejemplo. Yo creo que algunos de los sentimientos que tenía Leon cuando escribió Solo le Pido a Dios son los que tengo yo en estos dias. Particularmente cuando aludió a “toda la pobre inocencia de la gente”.

      Esta noche en otro comentario ampliare el método de transmitir sentimientos que se me ocurrió pero básicamente es lo mismo que cuando dos personas que hablan diferentes idiomas se encuentran, ¿que hacen?; no señala algo y dice una palabra en su idioma, el otro asiente y dice la palabra que designa la cosa en su idioma.

      Bueno, aquí mando una canción y, esperando compartir sentimiento, digo eso que te da a sentir la cancion es lo que yo siento.

      Esta noche ampliaré la idea.

      En

      Solo Le Pido a Dios
      Leon Gieco dice

      Sólo le pido a Dios
      que la guerra no me sea indiferente,
      es un monstruo grande y pisa fuerte
      toda la pobre inocencia de la gente.
      es un monstruo grande y pisa fuerte
      toda la pobre inocencia de la gente.

      Me gusta

    • Julio dijo:

      Otro ejemplo del procedimiento para transmitir sentimientos. El procedimiento es un poco demandante pero no se me ha ocurrido otro: requiere leer, transportarse 200 años atras y sentir acordemente.

      Aqui comienza.

      Leemos en Wikipedia

      …el apoyo a Juan José Castelli comenzaba a disminuir en la población realista y criolla, principalmente por el buen trato dado a los indios y la actitud hostil que el secretario de Castelli, Bernardo Monteagudo, tenía hacia la Iglesia por su postura contraria a la independencia, actitud que Castelli también hizo manifiesta en el Alto Perú. Tanto los realistas de Lima como los saavedristas en Buenos Aires los comparaban a ambos con Maximiliano Robespierre. El Deán Funes los consideraba «esbirros del sistema robesperriano de la Revolución francesa»

      Hasta aqui con leer y entender alcanza.

      A continuación el lector deberá leer entender pero tambien ponerse en el lugar de los indios, tener empatía con esas personas de hace 200… 500 años atras. Imaginarse. Sentir. Indignarse si ese sentimiento, un tanto obsoleto en relación a los asuntos públicos, le es posible (¡yo avisé que era demandante!)

      El secretario de San Martin en la campaña al Alto Perú, el General Miller, nos cuenta en sus Memorias del General Miller al servicio de la República del Perú acerca de los sacerdotes católicos de aquella época:

      …El escandaloso ejemplo que ofrecía la vida licenciosa de estos Sibaritas era aun mas pernicioso que su insaciable avaricia. Administrada la religion por tales hombres debia producir mas mal que bien, puesto que la totalidad de los preceptos cristianos que predicaban, los desmentian con su conducta depravada y gentílica. Las atrocidades cometidas por estos lobos con piel de oveja no podrian creerse si no las refiriesen hombres del mérito y probidad de los Ulloas y no tuvieramos a la vista hechos recientes que confirman su relato…

      Estos curas recibian un sueldo del gobierno; pero además exigían provechos extraordinarios por bautizar, casar, enterrar y otros que llamaban obenciones.

      Cuando los Indios no sabían decir de memoria oraciones que no entendian, frecuentemente los azotaban en público en el pórtico de la Iglesia: de estos y otros abusos semejantes nacía su natural aversión a una religion cuya santidad y beneficios no habian podido percibir, y cuya práctica era para ellos un martirio…

      Cuando un Indio tenia la desgracia de perder a su esposa o algún hijo, sufria un riguroso examen para saber que medios tenia para cubrir los gastos del entierro los cuales se graduaban a voluntad del cura. Si el Indio reusaba pagar, le secuestraban inmediatamente las mulas, vacas, llamas, ovejas ó cualquiera otra propiedad que tuviera y la vendian públicamente. Si averiguaban que habia ocultado alguna cosa de valor, le ponian preso: en todos estos casos la autoridad la autoridad civil prestaba auxilio. El siguiente caso lo ha relatado un individuó que lo presenció y que actualmente existe en Inglaterra. A una pobre viuda, llena aun del justo dolor que le causó la pérdida de su marido la notificliron se presentara con sus hijos al cura para manifestar los bienes que habia dejado su difunto esposo, para que con este conocimiento pudiera el reverendo padre fijar los gastos del entierro. En vano la desconsolada viuda suplicó al cura desistiera de sus reclamación en favor de sus hijos desgraciados. El cura inexorable la manifestó terminantemente que no desistiría de su reclumación, sino en el caso que le entregase su hijo mayor pana quo pudiese reintegrarse vendiendolo como esclavo o regalandolo…

      sigue imagen del libro en su edicion de 1829:

      Memorias del General Miller. Extractos del CAPITULO 1

      Habiendo leido lo anterior y si el lector fue capaz de sentir algo y aun puede evocar esos sentimientos le requiero un último esfuerzo: ponerse en el lugar de Castelli y Monteagudo y sentir lo que ellos pueden haber sentido cuando se dieron cuenta que parte de quienes tambien sufrían aquel orden colonial, seguramente movidos por el miedo al cambio y una mayor o menor naturalización de aquellas injusticias y abominaciones, se movilizaban para sostener el orden colonial que tanto dolor habia causado premiando a individuos abyectos como los que menciona Miller.

      Pues bien, lo que me movió a escribir esta nota politica en un blog no político es ese sentimiento que quiza sintieron Castelli y Monteagudo. Si el lector logró sentir como Castelli y Monteagudo sabrá cual es mi sentimiento hoy.

      Tiene algo de tristeza, algo de desesperanza (pero no decepción y menos aun desilución: recuerdo bien cuando muchos, demasiados, que decian “en algo habra andado” cuando los matarifes asesinaban personas pasaron a decir “que barbaridad, yo no sabía nada” durante la época de Alfonsin, para luego pasar a criticar a quienes pedían justicia -las Locas de la Plaza de Mayo decían. Para decepcionarse hay que haber tenido expectativas sobre lo que te decepciona) algo de porfía por así llamarlo; no me imagino a Castelli y Monteagudo desesperados por la reacción conservadora que enfrentaron en el norte. Buenos Aires, pues a Castelli lo juzgaron en Buenos Aires con excusas y la condena, que nunca se emitió, alcanzó a su pobre viuda… el juez había sido abogado de Liniers y fue recusado por eso.

      Una vez en Buenos Aires, Juan José Castelli quedó en una situación de soledad política. El Triunvirato y el diario La Gazeta lo acusaban de la derrota en Huaqui y buscaron realizar un castigo ejemplificador… El proceso no dejaba en claro si era un juicio político o un juicio militar, ni cuál era la acusación exacta sobre Castelli. Las preguntas formuladas no analizaban sólo su responsabilidad en la derrota de Huaqui, sino también otros temas como si «mantuvo trato carnal con mujeres, se entregó al vicio de bebidas fuertes o al juego»

      Afectado por un cáncer de lengua, Castelli falleció el 12 de octubre de 1812, con el juicio aún abierto. Momentos antes de su deceso pidió papel y lápiz, y escribió «Si ves al futuro, dile que no venga». Tuvo un pequeño y modesto entierro en la iglesia de San Ignacio, en la ciudad de Buenos Aires, sin honras oficiales.

      Tras su muerte, la viuda María Rosa Lynch debió vender su chacra para pagar deudas y pasó años reclamando los sueldos impagos a su difunto esposo. Dicha suma ascendía a 3378 pesos, que se terminaron de pagar 13 años después. La causa abierta en su contra jamás fue sentenciada.

      El futuro llegó, es un palo ya lo ves, cantaban los Redondos, lo que ayer nomas se imponía con dictaduras asesinas hoy se abraza “espontaneamente”. Sin embargo pareciera que algo flojo hay en esa espontaneidad, un temor, una premonición, la sensación de que una colección de triunfos electorales y/o con acciones encubiertas no alcanzan a configurar una hegemonía que los deje tranquilos… de otra forma no se entiende la violencia visceral en todo el mundo que reporta el portugués Boaventura de Sousa Santos

      Me gusta

Bienvenido tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s